La historia de la camisa hawaiana

Colores vibrantes, estampados salvajes… La camisa hawaiana es consideraba bien una maravilla o una aberración dentro de la moda masculina.

No hay medias tintas, o la quieres de manera incondicional o la odias tras tantos años viéndola en la playa.

Llevar una camisa hawaiana supone un acto de rebeldía y excentricidad, incluso en Hawaii. Sus patrones, sus colores y el estilo destacado gritan, por cada rincón de tela, que te importa una mierda lo que crean los demás de ti.

Sin embargo, si la historia del Hula ya era más o menos conocida, la historia tras la camisa hawaiana no corre la misma suerte por todos aquellos que tienen una en su armario, ¡y en Hawaiana.Es te la vamos a contar!

Que la camisa hawaiana, también conocida como camisa aloha, se haya convertido en todo un icono de la cultura popular no es fruto de la casualidad.

Forma parte de una identidad grupal, de un sentimiento y filosofía de vida que nos permite acercarnos un poco al paraíso que es Hawaii. La han llevado George Clooney, Al Pacino, John Travolta, Frank Sinatra y, cómo olvidarnos de él, también Elvis Presley.

Y qué podemos decir de esta camiseta más que nunca pasa completamente de moda.

Si bien su popularidad sube y baja siendo fiel al ciclo de la moda mismo, habitualmente retorna nuestro armario en períodos de siete años.

Y, aún así, es una camisa que no siempre ha sido amada.

Los orígenes de la camisa hawaiana

Podríamos definir el origen de la camisa hawaiana como… algo turbio.

Si bien se suele decir que la primera camisa hawaiana fue realizada por un sastre japonés que se había asentado en Hawaii a partir de la tela del kimono, Chōtarō Miyamoto, a principios del siglo XX.

Pero hay opiniones diversas que dicen que la camisa hawaiana viene de Tahití, o que si vamos atrás en el tiempo en la historia de Hawaii, nos daremos cuenta que éstos ya tintaban sus ropas con tonos ocres y rojos antiguamente.

Si embargo, el término de “camisa hawaiana” no fue utilizado hasta 1927 y por el sastre Ellery Chun, que fue el primero en ver oportunidad de negocio y quien registró oficialmente la camisa aloha.

Y a Ellery Chun le fue bien.

La camisa hawaiana ganó popularidad tanto entre el pueblo nativo como los turistas, y en un período de diez años ya fueron casi 300 sastres quienes se dedicaron a coser estas camisetas hawaianas.

De ahí que se considera la camisa hawaiana la primera prenda exportada en Hawaii, aunque tal mérito se debe a la compra por parte de los turistas que la consideraban un souvenir característico de la isla y se la llevaban como recuerdo.

origen camisa hawaiana

La evolución de la camisa hawaiana

Pero cuando todo parecía ir bien, los japoneses atacaron Pearl Harbor de Hawaii y Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial.

Una vez finalizada la guerra, y a finales de la década de los 40, la camisa hawaiana ya era tendencia.

En parte, gracias a estrellas de cine de la posguerra como John Barrymore y Al Jolson, que hicieron de la camisa aloha un símbolo de relajación al ponérsela en sus casas frente al mar. Para entonces, en Hawái ya se estilaba ponerse una camisa hawaiana para ir a trabajar.

Entonces llegaron dos hombres a cambiar otra vez el futuro de la camisa hawaiana.

El primero, Duke Kahanamoku, uno de los pioneros del surf que fue contratado para promocionar la camisa hawaiana dándole gran tirón y, otro, Alfred Shaheen, que transformó por completo la camisa aloha para que dejara de ser un simple souvenir elevándola a la clase más alta con estampados artísticos con materiales de calidad.

Fue así como la camisa hawaiana se terminó convirtiendo en uno de los iconos más representativos de la cultura surf, pasando a formar parte del vestuario norteamericano de la costa oeste y haciéndose un hueco en todos los armarios de Hollywood.



“— And what’s with the shirt? You think you’re in Fiji?
— It’s like being on vactaion. All of the time.”

Gerard wai

Actualmente, la camisa hawaiana sigue en auge.

Considerada una de esas prendas que ha sabido mantenerse arriba pese a todas las dificultades, colocándose en los primeros puestos en todas las décadas de la mano de grandes figuras y evolucionando en sus estampados y patrones pero manteniendo la forma de su origen, aquello que siempre recuerda a Hawaii y sus gentes.

Ahora que conoces la historia de la camisa hawaiana al completo, ¿qué piensas?

¿Esperabas que fuera tan movida?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario